La saga de la Tercera Hija y el alumbramiento del Aire.

La saga de la Tercera Hija y

el alumbramiento del Aire.

(y todas las grandes cosas)

Canto I

Los trabajos de la Fuerza

En el principio fue la Fuerza. Y en la Fuerza, moraba la Niebla, que era tan vieja como el mundo. Y era tenue y ligera, pero también impaciente y turbulenta. Y en la Niebla, navegaban hordas de Cuerpos aletargados. Y los Cuerpos tenían forma de polvo, frio y menudo, pero eran fértiles y albergaban en si el don de la posibilidad.

Y vio la Fuerza que la Niebla se extendía en la lejanía y se hacía cada vez más sutil, y decidió encerrarla para evitar su desaparición. Y trabajó duramente para atraparla. Y tras largo tiempo, la Niebla cayó en un pozo que la Fuerza había creado para ella. Y al caer lanzó un aullido terrible cuyos ecos alcanzaron el futuro.

Y de este aullido nació la Luz, porque así lo quiso la Fuerza.


Canto II

Dentro de poco…